Síntomas de una Sanación Energética

meditation-1384758_960_720

Estamos viviendo en una era en la que están ocurriendo grandes cambios. La frecuencia vibratoria del planeta está aumentando, y no podemos quedarnos atrás. Es por eso, que cada vez más personas están sintiendo el llamado a sanarse y a conectarse con su corazón, para así poder ir evolucionando en conjunto.
Por esto, son cada vez más las personas que están recurriendo a terapias y formas alternativas e integrales de sanación. Pero como a veces nos puede tomar un tiempo llegar al balance, no entendemos por qué después de una experiencia curativa nos sentimos decaídos, tristes o revueltos.

Cuando nos hacemos una sanación energética, ya sea Reiki, Theta Healing, masaje, etc. pasamos por una fase de desintoxicación e integración de nueva información y a veces este proceso no es para nada agradable.
Nos podemos sentir cansados, con mucho sueño, tristes, con malestar, incluso nos puede dar gripe, lo que es completamente normal cuando estamos pasando por un proceso de limpieza y de conexión con nosotros mismos. Esta transformación puede sentirse en uno o más de los siguientes niveles:

– Físico: Síntomas de la gripe, dolor de cabeza, dolor de guata, malestar en el cuerpo, cansancio, mucho sueño. Esto ocurre porque el cuerpo está eliminando toxinas y energías estancadas en ciertas partes del cuerpo. Para esto, permítanse escucharse y no sobre exigirse, ya que al dormir o descansar nuestro cuerpo hace un “reset” energético. También se debe tomar mucha agua y alimentar de manera sana.
– Mental: Pensamientos negativos salen a flote para mostrarnos lo que ya no debe estar ahí, así que no hay que tratar de forzarse en eliminarlos, ni sentir que estás atrapada en ellos; se testigo de ellos y déjalos ir. Se recomienda meditar y hacer actividades que disfrutemos, como ir a la naturaleza o escuchar música.
– Emocional: Podemos experimentar emociones fuertes, como rabia, pena, desolación, etc. Eso sucede porque son emociones que se están limpiando y necesitan salir. No se angustien y si observan que sienten una emoción muy fuerte, no la repriman, siéntanla, escuchen qué es lo que esa emoción nos quiere mostrar, y una vez que cumpla su propósito, sola desaparecerá.
– Espiritual: En este nivel, observamos como nuestro nivel de conciencia aumenta. Tenemos un mayor sentido del momento presente, y nuestra intuición se agudiza. Está ocurriendo un cambio, por lo que podemos sentirnos desorientados y confundidos, pero es sólo un ajuste en el lente con el que estamos empezando a mirar el mundo. Aprendamos a disfrutarlo.

Por eso, es importante que siempre traigamos nuestra conciencia al momento presente y que aprendamos a escuchar lo que nuestra alma nos quiere mostrar. No se trata de luchar con los pensamientos y sensaciones, sino que observarlos, darles la bienvenida y entender por qué están ahí. Así podremos conectarnos con nosotros mismos y llevar una vida más plena, donde el ser y el hacer están en equilibrio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+