Reportaje sobre Sonoterapia en Revista Vanidades

Reportaje realizado por la periodista Constanza Vivanco, para la revista Vanidades, en donde nos cuenta sobre la sonoterapia y su experiencia al probar esta novedosa modalidad. Año 54, Número 15. 11 Julio 2014.

Sonoterapia, las propiedades de la vibración

¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus beneficios? Conoce una sanadora terapia alternativa a través de este testimonial.

Siempre me han interesado las terapias no convencionales. He practicado la acupuntura, el reiki, la auriculoterapia y las gotitas de Bach, pero nunca había oído hablar a cerca de la sonoterapia. Es importante saber que esta es distinta a la musicoterapia, donde se usa la música como tal con distintos propósitos, acá es la utilización de los sonidos y sus vibraciones la que interviene en pro de nuestro bienestar.

Con el fin de conocer un poco más a cerca de esta práctica, me acerqué a Valentina Moyano, psicóloga y cantante, quien encontró en San Francisco, Estados Unidos, la especialización que reunía su gusto por la ciencia y las ganas de ayudar a través de su pasión, la música. Gracias al Magister en Salud Integrativa y Sanación con Sonidos del California Institute of Integral Studies aprendió que los sonidos afectan de forma biológica el cuerpo, y también de manera neurológica, emocional y espiritual, explorando así una terapia que como ella dice “no tiene límites”.

Ciencia y algo más

La sonoterapia parte de la base de que todo lo que nos rodea y nosotros mismos somos vibración. “Lo que hacen los sonidos es que con ciertos tonos, volvemos a nuestra vibración original. La televisión, el celular, el computador, las fábricas, desestabilizan nuestra vibración natural que proviene de la naturaleza y se va nuestra armonía. Con algunos instrumentos y la voz, volvemos al balance”, explica Valentina.

Esta es una práctica realizada desde hace muchos años, incluso antes de Cristo, siendo la forma de curación más antigua que existe. Si miramos hacia atrás, distintas tribus, culturas de todo el mundo, pueblos indígenas, podemos ver cómo los sonidos eran parte fundamental de sus rituales, producidos por plantas, cantos, tambores y distintos elementos, eran protagonistas en cualquier ceremonia. Es de allí que médicos y terapeutas de distintas áreas han investigado y se ha dado origen a la sonoterapia moderna. Existen distintas técnicas para llevarla a cabo, y Valentina utiliza dos: los diapasones y la voz.

Los diapasones son elementos de metal con forma parecida a un tenedor que al chocarlos unos con otros o golpeándolos por separado, emiten una vibración y un sonido que producen en el organismo la liberación de óxido nítrico (NO), molécula creada por un átomo de nitrógeno unido a un átomo de oxígeno, esta se produce en nuestro cuerpo en bajas cantidades como un gas y de forma natural al estar felices o en bienestar. El NO actúa como vasodilatador, regula la presión, evita la formación de la placa aterosclerótica, evita la formación de trombos, fortalece el sistema inmunológico, tiene efectos antiinflamatorios, es un efectivo neurotransmisor y antioxidante, en algunas situaciones impide la proliferación patógena de bacterias, hongos y parásitos, produce una mayor resistencia al estrés, hay mayores niveles de energía, mejora la calidad mental, disminuye estados depresivos y mejora la digestión.

Cada uno de los diapasones que utiliza Valentina, corresponde a una nota musical ya que son del tipo Solar Harmonics, los que van del Do al Do, y en la terapia son los intervalos que forman entre ellos, los que entregan beneficios basados en los cinco elementos: agua, fuego, tierra, aire y éter. Por ejemplo, Do y Mi es fuego, por lo que si al paciente le cuesta tomar decisiones y tiene un carácter más bien blando, aplicar este sonido hará que el fuego lo haga tener fuerza y determinación; el Do y el Sol simboliza la tierra, y se utiliza para centrar al paciente y que piense en el presente sin darle tantas vueltas a diversas situaciones en su cabeza.

John Beaulieu, terapeuta y médico naturista, estudió e investigó por largo tiempo los efectos de los sonidos y el NO en nuestro cuerpo y de esta forma creó los diapasones de los que hablamos. A estos sumamos el Otto 128, encargado de hacer llegar la vibración de forma directa a nuestro cuerpo. Este aparato también metálico, se hace vibrar y se pone en distintos huesos como muñecas, codos, rodillas, entre otros, para que la vibración y sus efectos lleguen de mejor manera a todo el organismo, de esta forma podemos calmar dolores y malestares, ya que la vibración es capaz de disolver las tensiones. “Los efectos son inmediatos, yo he trabajado con enfermos crónicos, pacientes con problemas físicos y emocionales, con dolores realmente fuertes, y el alivio que experimentan y el cambio que viven en su día a día es muy grande”, cuenta. Todos pueden realizar este tipo de terapia, incluso embarazadas, pero sí está prohibido para quienes tengan alguna placa de metal dentro de su cuerpo, ya que al ser vibración directa podría causar alguna complicación.

La terapia con la voz es distinta, “aquí yo utilizo mi voz y la persona a tratar también, y esto es lo más poderoso, ya que la vibración que se produce al utilizar nuestra propia voz viene desde dentro y actúa de la misma forma, por lo que es el mejor instrumento de sanación que puede haber, ya que es propio”. Los efectos básicamente son los mismos, ya que también se libera NO, entregando los beneficios ya nombrados, pero se enfoca más en tratar aspectos emocionales que físicos. Las formas son muchas, desde cantos afro brasileños que son purificadores y traen a la tierra, a los mantras para las emociones, alinear chakras y solucionar temas espirituales. Valentina elige cuál usar dependiendo de lo que necesite su paciente, por lo que no realiza lo mismo con todos y nunca define lo que hará antes de una sesión, espera a conversar con la persona y ahí determina lo que harán.

Mi experiencia

Realicé los dos tipos de terapia en días distintos. En la primera sesión utilizamos los diapasones, primero conversamos con Valentina, le conté un poco de mi vida, mi forma de ser y algunos aspectos personales. Luego me hizo acostarme en una cama y me cubrió con una manta. Primero ella hace vibrar los diapasones, los que se ponen al lado de los oídos para que la vibración llegue de forma directa a la cabeza. En esta oportunidad usó el Do y el Sol, intervalo que inmediatamente trae a la tierra y al balance, centrándome en el presente, esto por lo que ella vió que yo necesitaba al conversar al inicio de la sesión.

En el segundo paso ella hace un concierto de armónicos chocando los diapasones, lo que genera distintos sonidos, esto se hace en el ambiente para que la vibración llegue a todo el cuerpo, “son envolventes y traspasan las capas del espíritu y el cuerpo”, me explica. Luego de chocarlos se mueven para que se formen armónicos, que son más sonidos a partir de una misma nota. Además del Do y el Sol, utilizó el Fa que simboliza el fuego que es energía e impulso, además del Si que es aire, ya que al juntarlo con la tierra se despejan los pensamientos. Y para terminar utilizó el Otto 128 de forma directa en mi cuerpo, lo golpeó y mientras vibraba lo posó sobre mis codos, cadera, muñecas, tobillos, pecho, frente y espalda, para que así a través de los huesos la vibración penetrara intensamente. Esto no se debe hacer más de tres veces en el mismo lugar, porque el exceso de NO puede quemar el calcio y los aminoácidos de esa área, siendo perjudicial para la salud en vez de beneficiarla.

En la segunda terapia, tenía claro que esta vez yo tenía que utilizar mi voz, idea que me parecía un poco extraña y quizás escéptica en un comienzo, primero porque no canto bien y segundo por un poco de vergüenza, pero al momento de comenzar la sesión, fue tanto mi nivel de concentración y relajo que me entregué por completo. Nos sentamos en el suelo, me puse cómoda, con la espalda derecha y los ojos cerrados. Utilizó un instrumento llamado shruti box para producir sonidos, es proveniente de India y es parecido al armonium, como un acordeón con teclas. Valentina me explica que se utiliza para acompañar las meditaciones vocales, ya que ayuda a entrar a un estado de relajación, así se canta sobre los armónicos que emite, y a la vez también produce vibración.

Luego se hace un ejercicio de respiración con la S, se respira profundo y se vota el aire diciendo ssss, porque es una letra que hace entrar en relajación, calma el sistema nervioso y prepara la voz. Lo hicimos varias veces y después comenzamos con la M, “es una letra con muchos beneficios, es como un masaje a todos los órganos internos, reduce el estrés, calma el sistema nervioso, es antioxidantes, da energía y mucho más”. Pasamos a una etapa de llamado y respuesta donde yo repetía la vocal o el tono que Valentina hacía. A esto se le llama toning, y es una meditación vocal, aquí se entra en un estado meditativo pero emitiendo el sonido de vocales. “Es muy difícil dejar la mente en blanco cuando se está meditando en silencio, porque hay muchos pensamientos, pero cuando se medita con la voz uno se concentra solo en los sonidos y vibraciones y no en los pensamientos, entonces es más fácil y la mente fluye”. Las vocales que fuimos haciendo eran producto de la improvisación, todas tienen beneficios, pero el objetivo central es meditar y liberar tensiones. Luego hicimos el mantra de la purificación porque fue lo que Valentina sintió que yo necesitaba. Este atrae la energía de la purificación mediante pequeños cantos en idioma sánscrito.
Para finalizar me hizo un scanner, me dijo que eligiera una letra que me quedara cómoda y yo elegí la O, respiré profundo y al botar el aire pronuncié una O desde lo más grave a lo más agudo y lo mismo al revés. Donde se quebró mi voz es donde había que trabajar, esto fue en el chakra de la garganta, que se relaciona con la comunicación y es la conexión entre el corazón y la mente. Estaba afectado por a veces quedarme callada y no decir lo que realmente siento, por lo que me indicó como tarea trabajar el HAM para desbloquear el chakra. Debía respirar profundo y exhalar diciendo haaamm tres veces seguidas todos los días.

Durante el desarrollo y término de ambas terapias, mi sensación de relajo fue inmediata. Con los diapasones, al estar todo en manos de Valentina, me calmé inmediatamente, escuchaba las armonías que estos producían y la sensación fue totalmente de desconexión. Mi mente solo pensaba en los tranquilizantes sonidos y en mi respiración. Cuando sentí la vibración directa en mi cuerpo, no tuve ninguna sensación incómoda, era una vibración leve que sentía cómo pasaba por las distintas partes de mi cuerpo sin causar molestias.

Al trabajar con mi voz sentí por completo cómo la vibración salía desde mi interior. Los sonidos del shruti box son muy agradables e hicieron que entrara en una sintonía distinta muy rápidamente. Sentí que solo existía el presente y estaba muy enfocada en lo que estaba pasando en ese momento, sin importar lo que estuviera alrededor. De hecho al terminar, fue tal mi nivel de meditación que me costó volver a abrir los ojos y reintegrarme a la situación.

Con el paso de los días he visto cómo diversas situaciones del día a día, que antes hubiesen sido muy estresantes, causando nerviosismo en mí, ansiedad e incluso me podrían haber afectado más de la cuenta en el ámbito emocional, esta vez no han podido sacarme de mi normalidad, tranquilidad y bienestar. Me siento relajada, tengo la energía necesaria para comenzar todos los días, estoy tranquila, de buen humor y optimista, incluso viendo con otros ojos las cosas y encontrando soluciones que antes no veía.

Tips para el día a día

    • Para comenzar el día recomiendo trabajar con la M en las mañanas. Hay que inspirar profundamente y al exhalar se debe decir una mmmm, sintiendo la vibración en los labios, repitiendo la acción durante 10 minutos. Esto relaja, hace empezar la jornada de forma tranquila y a la vez con energía, tiene todos los beneficios que uno puede imaginar en un solo ejercicio. Debe hacerse sentada en forma de meditación.
    • La letra A es limpiadora en todo sentido, sirve para limpiar ambientes, personas e incluso uno mismo. Si estás por ejemplo en un lugar donde sientes mala vibra o si alguien te produce algún conflicto, debes respirar profundo y al exhalar hacer una aaaa, y esto repetirlo 3 veces. Hay que hacerlo enfocado y concentrado con los ojos cerrados.
    • Para el dolor de cabeza, la I es el mejor remedio. Se inspira profundo y se exhala diciendo una letra “i” muy aguda, lo más aguda que se pueda. Esto se repite 3 veces y quita el dolor de forma instantánea.

 

Ver reportaje en PDF